“ Despierto antes del amanecer. Pongo la cafetera y me sirvo un café bien cargado, añado un poco de azúcar y un chorrito de leche fría. Regreso de nuevo a la habitación, donde me siento en el sillón de terciopelo rojo que hay frente a la cama.


Me gusta desayunar contemplando tan hermosa figura. Tu cuerpo desnudo sobre la cama. Recorro tu piel centímetro a centímetro mientras sigues dormido. La claridad del alba se filtra por la ventana y te besa delicadamente la piel, iluminando todo a su paso y dándote un toque aún más bello.


La punta de mi lengua acaricia lascivamente el borde de la taza como si fuese el borde de tus finos labios. Te sigo observando desde la frente descendiendo hacia abajo. Bajo por tu barbilla ardiendo en deseo y continuo mi aventura matutina. Llego a tu pecho donde tu ritmo relajado no te hace ni imaginar las cosas que se me pasan por la mente en estos momentos. Tus sabrosos pechos son una rica tentación al paraíso. Me muerdo el labio con tan sólo imaginar mis dientes en tu piel. Bajo más abajo hacia tu ombligo ….


Maldito despertador. Se me olvidó apagarlo. Me dio un susto de muerte. Te despiertas. Lo apagas y me miras con cara extraña preguntándote que diablos hago desnuda en el sillón mirando con cara de boba y sujetando una taza medio derramada de café.


Doy los buenos días para disimular. Me preguntas porqué me desperté temprano si hoy no trabajo. Simplemente lo había olvidado pero el madrugar estuvo bien. Me besas y te diriges a la ducha mientras yo me pierdo en las sábanas blancas rodeada de tu olor. Tendré muy buenos sueños pues contigo siempre lo son. Hasta luego Amor. Buen Día de Trabajo. Y yo a soñar bien rico . “ .

EME82


Reviewed by EME82 on octubre 16, 2020 Rating: 5

No hay comentarios

Música