“ Caminando durante una noche gélida de invierno, alguien pudo distinguir entre la fina llovizna, una femenina silueta en la lejanía. Al principio creyó que podía ser una senderista, que al igual que a él, la noche le había sorprendido y con la llovizna, le impedía ir más rápido para llegar al cobijo de la cabaña en la que éste, por ejemplo, se hallaba desde hacía unos días. Pero la idea se disipó al llamarla, invitándola a que si gustaba, podía refugiarse en la cabaña por esta noche debido a que la llovizna aumentaba de intensidad y el frío se incrementaba, y ella seguía el ritmo en paralelo a él, pero a la vez ajena, como no escuchando su voz o hasta muy posible sin verlo.


El senderista preocupado por ella, se dirigió hacia ella. La silueta de ella se tornó más blanquecina, reflejando que su color nada tenía que ver con la situación. Él se alarmó, pero ya era tarde. Ella dejó de mirar su camino y lo miró. Su mirar lo heló mucho más que tener la ropa algo mojada y la noche entrante. El fuego de sus ojos y la maldad reflejada en su cara, lo hizo entrar en guardia y agilizar la marcha en dirección alejada de ella. Ella igual hizo.


Con alivio divisó su cabaña. Creyó estar a salvo pero cuando se disponía a entrar, ella lo agarró del hombro. Sus manos que parecían garras, lo inclinaban y hacían arrodillar. El dolor era insoportable y la sangre comenzaba a bajar brazo abajo. Él gritaba y ella reía.


    • ¡ Hoy no es buena noche para andar solito por mi bosque ! ¿ No sabes que día es ? - Preguntó alegre y juguetona aquel maléfico Ser.

    • ¡ No, no lo sé ! - Respondió el senderista.

    • El día del aniversario de mi cumpleaños y mi muerte, y tú serás mi regalo este año. - Añadió ella.


En ese momento se agachó y mordió la yugular de él, bebiendo parte de su sangre y derramando el resto. Para cuando encontraran su cuerpo, si quedaba algo sin comer por los carroñeros del bosque, nada más se apuntaría al certificado de muerte, que algún animal salvaje lo sorprendió y mató.


( Ella había sido engañada por un componente de su fiesta, allegado de la familia y atraído por su belleza desde hacía tiempo, para entregar un bello regalo y una sorpresa en el bosque. Ella por conocerlo, se confió y acompañó, sin pensar jamás que la sorpresa iba a ser el violarla en repetidas ocasiones, de diversas formas, torturarla por no querer tener relaciones con él en anterioridad y degollada para verla desangrar en un lugar donde nunca sería su cuerpo encontrado, pues aún la siguen buscando y el H.P. Está en plena libertad ) “ .

EME82

Reviewed by EME82 on noviembre 05, 2020 Rating: 5

No hay comentarios

Música